Un año lleno de sueños

Hoy estamos de celebración, nuestro Blog acaba de cumplir un año, un año que ha estado lleno de desafíos, nuevas experiencias y sueños por cumplir. En un día como hoy hace un año, después de investigar, buscar y estudiar opciones, decidí que ya era hora de que mi libro dejara de coger polvo dentro del armario y pudiera ser leído por aquellos en los que pensé al escribirlo. Así que, llena de miedos y sueños, me lancé al nuevo mundo de la autopublicación. Claro está, no podía llegar y publicar mi libro y decir sin más: “Conózcanme”; las cosas no funcionan así y la red está llena de estupendos escritores noveles y bloggers que ponen gran cariño en su trabajo, así que antes de publicar mi libro debía abrirme paso en medio de la red aprovechando cada oportunidad para darme a conocer, crear interés por mi libro y ayudar a otros escritores, que como yo se abrían paso por primera vez en la lucha por sus sueños.

adobe-spark-post (32)

Siguiendo el consejo de personas con más experiencia en el marketin literario, el 16 de mayo del 2017 abrí todas mis cuentas sociales y cree este blog, así fui consiguiendo una red de contactos en las redes sociales y en el blog, personas maravillosas que me han apoyado, me han brindado su ayuda y me han animado a seguir luchando por mis sueños, porque sin lectores no existirían los escritores.

Gracias a todos los seguidores del blog y de las redes sociales, y por supuesto muchas gracias también a todos los que han permitido que Yamileth y sus amigos les roben un trocito de su corazón, gracias a todos mis lectores y a todos lo que han dado su opinión acerca del libro ya sea reseñándolo en su blog, en su Instagram o de forma particular en Amazon y Goodreads.

Abrí este blog hace exactamente un año, con un claro objetivo en mi mente, poder publicar mi primer libro Tras el sueño de la princesa, el cual vio la luz el 29 de diciembre. Ahora, un año después, seguimos soñando. ¿Qué nos deparará este nuevo año?….

Sin duda seguiremos soñando y escribiendo. Las aventuras de Yamileth no han terminado y para el mes de diciembre esperamos poder publicar la continuación “Tras una nueva vida”

Para todos aquellos que aún no conozcan a Yamileth y sus amigos les dejo un pequeño fragmento de Tras el sueño de la princesa. Una historia dentro de otra historia. A Yamileth y sus amigos les gusta inventar historias, esta es una pequeña fábula  que Magda comparte con ellos:

 

Existió una vez una hermosa rosa, que junto a la ribera del río altiva crecía.
Sabiéndose la más hermosa del lugar a todos con desprecio y soberbia trataba.
Cierto día, un humilde gorrión admirado por su belleza con ella quiso hablar.
Pero observando su simple plumaje y su pequeño tamaño, con arrogancia de su lado la rosa lo expulsó.
—Yo no hablo con alguien tan vulgar, fuera, fuera de mi lado.
Apenado el gorrión se marchó sin dejarle siquiera decir una palabra.
Al momento, se acercó una niña con bonitas ropas, cabello rubio y rostro tan blanco como la nieve.
Al sentirse observada por la niña, la rosa se volvió orgullosa y, poniéndose muy erguida, sus pétalos abrió desplegando así su belleza.
Toda clase de halagos la niña le dijo. Sorprendida por encontrar una flor tan bella la cortó, y camino a su casa se la llevó.
Pero voluble fue su admiración. A los pocos minutos de la rosa se olvidó y por el camino la perdió. De su ausencia, ni siquiera se percató.
Cómo lamentaba ahora la rosa su suerte, allí, en el camino árido tirada sabía que su fin pronto llegaría.
El humilde gorrión que sobrevolaba el cielo la encontró, y sin pensarlo, a ella se acercó.
La rosa no quiso ni mirarlo, ahora sí que estaba perdida, seguro que el pájaro vengarse querría. Sus hojas picaría y con sus tallos un nido se construiría.
El gorrión la agarró con su pico, y volando se la llevó.
Pensado que moriría la rosa languidecía, pero vio que junto a un río de aguas transparentes él se posó.
Con su pico el gorrión un hoyo cavó y, con cuidado, allí a la rosa dejó.
—Ya no estés triste, rosa, aquí en este valle podrás seguir creciendo, y con tu belleza lo adornarás.
La rosa sorprendida le preguntó:
—¿Por qué me tratas con bondad cuando yo te desprecié?
—No fue a mí a quien despreciaste, pues ni me conocías, sino que fue a mi apariencia. Lo importante no es lo que los ojos ven sino lo que no ven, quién somos cada uno por dentro, el exterior es un simple espejo y no siempre refleja la realidad. Yo nunca te habría hecho daño, ni iba a permitir que sufrieras cuando estaba en mi mano ayudarte.
Aquel día la rosa aprendió una lección. Y es que no importa quiénes somos, cuál es nuestra belleza, poder o sabiduría, que si no tenemos amor y bondad en nuestro corazón, nada somos y nada valemos. Todos debemos vernos como iguales y no como superiores, pues el de apariencia más humilde puede ser el de más valor. En los momentos difíciles es cuando se ve la calidad de cada uno.

                                                                  Fin

Comprar Tras el sueño de la princesa

adobe-spark-post (33)

 

Anuncios

6 respuestas a “Un año lleno de sueños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s